Columna: Lo invisible tras la polémica por el Premio Nacional de Literatura

Columna: lo invisible tras la polémica del Nacional de Literatura

Hoy jueves 02 de septiembre se dirime el premio nacional de literatura y las controversias continúan. Armando Uribe ha dicho que “jamás en mi vida había visto que candidatos a este premio digan que se lo merecen”, como lo han manifestado Isabel Allende y Antonio Skármeta (en la foto). Pero más allá de los egos y autoelogios, aquí estamos frente a un problema mayor e invisible: la edición de obras.

Isabel Allende, quien dijo merecerse junto a Skármeta el Nacional de Literatura según Armando Uribe.

“Jamás en mi vida había visto que candidatos a este premio digan que se lo merecen”, ha dicho Armando Uribe refiriéndose a Isabel Allende y Antonio Skármeta. Pero don Armando, los tiempos cambian y la competencia es dura hoy, más que en otras épocas, en especial si se observa un jurado no muy calificado donde hay un escritor, Raul Zurita, que está siendo objetado por sus declaraciones contra el señor Lafourcade y que además es ex pareja de Diamela Eltit con la que conformó el Grupo CADA.

Los que estamos insertos en el mundo de la literatura tenemos claridad al respecto: Isabel Allende es la escritora más publicada en Chile y varios países del mundo y la de mayor venta, Diamela Eltit es una escritora notable y destacada por su calidad literaria y don Germán Marín es reconocido por la excelencia de su narrativa. Desde el punto de vista de la calidad sin duda el premio está entre Eltit y Marín. Más allá de los egos y autoelogios, aquí estamos frente a un problema invisible: el de edición de obras. Sabemos los escritores y escritoras que teniendo recursos económicos cualquiera con mediana calidad literaria puede ser publicado con enormes campañas de marketing y distribuido en grandes librerías y universidades por connotadas editoriales del país y del extranjero. Tenemos ejemplo de uno o dos superventas nacionales, que no voy a mencionar.

Las editoriales son empresas con fines de lucro, necesitan dinero para subsistir y a veces obvian calidad para obtenerlos. No podemos guiarnos por las editoriales -es más no debemos- como lo hace el público estimulado por la publicidad y el bombo en diarios y revistas de papel couché, desconociendo el trasfondo de la producción editorial y la maraña de relaciones que arma y desarma el dinero y el poder cultural para introducir lo que genera recursos, de fácil venta, en su mayoría literatura vacua, estilo Corín Tellado, que no aporta nada al buen gusto ni al conocimiento, y no lo de real calidad autoral.

Por ejemplo está el caso de Diamela Eltit, de bajo perfil en ventas y nulas campañas publicitarias pero mujer de excelente factura escritural, a la cual se suman unos cuantos otros ignorados del mundo creador que radican en provincias sin ninguna posibilidad de publicar ni en autoediciones artesanales siquiera. Mientras se mantenga la invisibilidad existente, la presión de editoriales, entidades culturales y recursos financieros, las polémicas respecto al Premio Nacional de Literatura continuarán con el pesar de los escritores y de la propia Literatura Nacional.

    *Ingrid Odgers , escritora y poeta.

Nombre Apellido

Ingrid Odgers Toloza

Concepción, BioBio-Chile

 

 

E-mail: ingodgers@gmail.com


http://iot.jimdo.com