Artículos de Literatura

Herta Müller: Experiencia vital transformada en Literatura




La literatura es un espejo de la cotidianidad y, por ende, de la política. La política entra en la vida cotidiana y, aunque no se convierta precisamente en ésta, ella misma es ficción.

Por: Ingrid Odgers Toloza
11 Octubre 2009

“La literatura es un espejo de la cotidianidad y, por ende, de la política. La política entra en la vida cotidiana y, aunque no se convierta precisamente en ésta, ella misma es ficción” (1).

“Es un ejemplo impresionante de una literatura europea comprometida que, con agudeza analítica y precisión poética, hace presente nuestra historia” Michael Krüger (2). Herta Müller, 12ª mujer Premio Nobel de Literatura.

Herta Müller, escritora rumana, desconocida en Chile, por lo menos en nuestras librerías, se define como una prosista alemana debido a que nunca ha escrito en rumano.

Herta Müller, escritora rumana, desconocida en Chile, por lo menos en nuestras librerías, se define como una prosista alemana debido a que nunca ha escrito en rumano.

El Nobel de Literatura 2009 premia a la voz de las minorías alemanas en el centro de Europa y es que el máximo galardón del mundo de las letras ha recaído sobre una escritora germana nacida en Rumanía en 1953 y que vive en Berlín desde hace más de 20 años. Según el jurado, su obra es “una concentración de poesía y franqueza que describe el paisaje de los desposeídos”.Es un reconocimiento a la literatura marginada, doblemente marginada, de lo que en otros tiempos se llamó “el campo socialista”.

Entre sus novelas más conocidas se encuentran “La convocatoria” y “El hombre es una gran faisán sobre la tierra”. Herta Müller toma el relevo del Nobel en lengua alemana de la austriaca Elfriede Jelinek, galardonada en 2003. El último alemán premiado con el Nobel de literatura fue Günter Grass (1999).

Este reconocimiento llega para Muller a los 57 años y luego de casi treinta años de carrera, en los que ha narrado el destino de las minorías alemanas en los países centroeuropeos tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. El último ejemplo, su novela “Atemschaukel”, la protagonista de este libro es una chica de 17 años que es enviada a un campo de concentración, narrando la autora desde su punto de vista los dramas y problemas de la gran guerra.“Así es como veo mi escritura. Yo viví bajo una dictadura más de treinta años. Después dejé el país y este sistema. Fue una suerte el hecho de que la dictadura colapsase tres años después”.

Herta Müller, escritora rumana, desconocida en Chile, por lo menos en nuestras librerías, se define como una prosista alemana debido a que nunca ha escrito en rumano. En “La bestia del corazón “, traza una diferencia muy clara entre “lengua materna”, “lengua estatal” y “lengua infantil.

Y lo explica en la entrevista concedida a Carlos Aguilera (3): Mi lengua materna es el alemán, porque provengo de la minoría alemana en Rumania. Luego está la lengua de la infancia. Pero, a decir verdad, con ella afronto el mayor problema: ignoro por completo si realmente es la lengua de mi infancia. Y es que durante mi niñez se conversaba demasiado poco para que existiese una lengua de la infancia. Hay una lengua nacional y una lengua estatal. Lo que habla el Estado es esa jerga ideológica, distorsionada, rota, que se escucha por doquier en la opinión pública bajo la dictadura. En contraste, la lengua nacional es la personal, uno la usa para hablar con alguien, o sea, el idioma de los rumanos que se sentaban a comer conmigo al mediodía. Ése es, claro, un idioma distinto del lenguaje estatal. Si bien, en el curso de las décadas el lenguaje estatal ha ido infiltrándose en el idioma nacional al extremo de que muchas personas ya no meditan cuándo usan la lengua estatal y cuándo la nacional. Con el paso del tiempo se va produciendo esa confusión. Sabemos que es así en todas las dictaduras, que las dictaduras también monopolizan el idioma.

Aclara que la mitología, la superstición o lo arcaico son también poesía. La superstición, agrega, es la poesía de las gentes sencillas y posee también algo de fascinante, por lo que se conecta con desenvoltura en la literatura. Afirma que la literatura y la vida son poéticas y que el sólo hecho de escribir literatura no nos convierte en personas especiales. En verdad, en casi todo lo que creamos dependemos de la mirada de la gente que no escribe literatura. Esas personas son nuestro material y con ese material construimos algo. No poseemos nada especial, propio. A lo sumo, podemos preparar algo a partir de lo que observamos, y según lo bien o mal que lo armemos, tanto mejor o peor será. La escritura no es sólo construcción, es también emoción. Cree que la emoción únicamente camina si la construcción es buena. Y a la inversa, si la construcción es buena, el conjunto conserva el equilibrio.

Müller escribe como testigo de un mundo sucumbido que es el de la cultura alemana en Rumanía, en Transilvania y el Banato, donde ella nació hace 57 años.

Müller escribe como testigo de un mundo sucumbido que es el de la cultura alemana en Rumanía, en Transilvania y el Banato, donde ella nació hace 57 años.

“En tierras bajas”, libro compuesto por 15 relatos ambientados en una pequeña comunidad rural, la autora narra las vidas de sus habitantes, marcadas por la desesperanza, los conflictos y las relaciones con el Estado: “No soportamos a los demás ni nos soportamos a nosotros mismos y los otros tampoco nos soportan”, dice a través de la voz de la niña que narra la historia. De una manera más o menos directa, todos los libros se basan en experiencias propias de la autora. Herta Muller, se declara “rumana antes que alemana”, aunque su idioma literario y materno sea el alemán.

Ha ganado algunos de los premios literarios más importantes que se conceden actualmente en Europa: Premio Aspekte (1984), Premio Ricarda Huch (1987), Premio Roswitha von Gandersheim (1990), Premio Franz Kafka (1999) y Premio Würth (2006). . Estudió Filología Germánica y Románica en la Universidad de Timisoara y, por su actividad política contra el gobierno de Ceaucescu en los años ochenta, fue elegida Representante de la Minoría Suaba en Rumanía, razón por la que tuvo que abandonar el país.

Müller escribe como testigo de un mundo sucumbido que es el de la cultura alemana en Rumanía, en Transilvania y el Banato, donde ella nació hace 57 años. Escribe, en su prosa como en sus poemas muchas veces casi infantiles, desde la ingenuidad y la sobriedad, sobre la intransferible experiencia de la humillación y del miedo. En 1985, cuando Ceaucescu necesitaba dinero real, marcos y dólares, para sus planes megalómanos, fue vendida como tantas otras decenas de miles de alemanes suavos y sajones a la República Federal de Alemania. Fue un negocio digno por parte de Bonn, que pagó decenas de miles de marcos por cada alemán que había mostrado su voluntad de abandonar el país donde habían vivido sus ancestros cientos de años y fue a la vez una prueba más de la miseria moral del régimen de Ceaucescu. En cuanto llegó a la libertad en Berlín Oeste se desplegaron las alas y la pluma de esta mujer que lleva el dolor de la niñez, la experiencia de la esclavitud y la vivencia de la humillación tatuada en su prosa.

Hay que destacar, por lo trascendental, que ella registra esa experiencia, extrae el pasado, lo convierte en presente para revelarlo al mundo cumpliendo a cabalidad el rol social de la escritura. Un Nobel para la voz de las minorías.

Un poema de la autora

Der Platz war für den Kopf zu schwer / El lugar no era el más apropiado para la cabeza

War jetzt gegen drei Uhr / Ahora a las tres se encontraba vacío

Na, da kam –ein Solitaire / En eso apareció un solitario

Ich gab ihm eine Kappe / Le di una gorra

Da sagte er: was soll ich denn mit der? / A lo que él dijo: ¿Y qué me hago yo con ella?

Ich sagte als er daran roch: Mensch, nimm sie doch. / Al ver que empezaba a olerla dije: Hombre, acéptala sin preguntar.

Pueden escuchar la voz de Herta leyendo sus poemas en el siguiente link:

http://www.lyrikline.org/index.php?id=162&L=0&author=hm03&show=Poems&poemId=3001&cHash=5473aa1d0f

Notas:

(1) Entrevista concedida al cubano Carlos A. Aguilera.

(2) Director de la editorial Hanser -el editor, ensayista y poeta Michael Krüger

(3) Publicada en la Revista Cultural de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Publicación bimestral. Director: Armando Pinto. Subdirector: Julio Eutiquio Sarabia. Redacción: Gregorio Cervantes Mejía.

Fuentes:

http://autoren-preise-wettbewerbe.suite101.de/article.cfm/literaturnobelpreis_2009_fuer_herta_mueller

http://www.elpais.com/articulo/cultura/escritora/alemana/Herta/Muller/logra/Nobel/Literatura/2009/elpepucul/20091008elpepucul_1/Tes

http://www.stern.de/kultur/buecher/literatur-nobelpreis-ist-okay-sagt-herta-mueller-1513578.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Herta_M%C3%BCller

http://www.elboomeran.com/blog-post/8/7797/javier-rioyo/herta-muller-esa-desconocida/

Nombre Apellido

Ingrid Odgers Toloza

Concepción, BioBio-Chile

 

 

E-mail: ingodgers@gmail.com


http://iot.jimdo.com