Breve aproximación a la obra poética de Ingrid Odgers

BREVE APROXIMACIÓN A UNA VOZ PARTICULAR NACIDA EN CONCEPCIÓN DE CHILE
1998 - 2007
Los elefantes no duermen -  libro de poemas 2007
 

Situada en los bordes, en la ya característica marginalidad de los escritores y escritoras de región, Ingrid Odgers, poeta, narradora pertenece a una generación de ignorados escritores(as) de Chile que irrumpe a mediados de los noventa tras un largo silencio sólo explicable por el tráfago cotidiano del sustento y la prisa o la búsqueda íntima de la fuerza para salir al exterior y expresar su intenso mundo interior.

Desde Ángel dormido, Bajopiel y Copa de invierno, hasta Memoria de un juego, y su último poemario, existe en esta escritora una evolución literaria, una profundización interior, originada en el perseverante estudio, lectura y reflexión del acontecer cotidiano y propio sin demarcaciones, sin prejuicios, sin desechar la sangre de los versos y recolectando del fuego la sutil belleza de las cenizas para transformar su obra en un sólido aporte a las letras regionales. Hay sin duda en Ingrid una valentía, un ardor que le permite un renacer escritural día a día, una práctica plagada de múltiples voces que muestran y demuestran la multiplicidad de la poesía, que se hace imprescindible destacar. Es una voz de mujer que ha publicado numerosos libros, en distintos géneros. De sus libros de poemas: En Bajopiel, y Copa de invierno, da cuenta de una sensualidad y sensibilidad que traslada a La extraña barca del olvido, al Retorno del ángel y a La llave de la otra historia, sin dejar de reconocerse en el otro, en la otra, se reparte en el paisaje. El dolor del ser humano lo transmuta en el goce derivado del encuentro de los cuerpos. La poesía de un alto erotismo la estampa en El retorno del ángel donde cincela un energético comienzo de la vida junto a un deambular por laberintos de duda y dolor coronados por un sino incomprendido. Ella afirma “la poesía emerge como bálsamo sanador en la experiencia catártica de la escritura….”

En su poesía “Naúfragos en la ciudad” evidencia su compromiso social y denuncia la discriminación existente en el sistema de vida actual, lo manifiesta en sus versos, exenta de pudor, en un espacio geográfico carente de cotas tal como hicieran grandes precursores de la poesía social. Al decir del poeta Jaime Valdivieso “…sale limpiamente de esta prueba…”

El destacado poeta Nicolás Miquea en el prólogo del libro “En las frías rodillas del mundo”, un verdadero torrente de poesía, indica: ”…estos poemas no son moneditas de oro para agradar a todo el mundo ni epigramas livianitos de sangre para intercambiar formalidades. …..”, “……….Este es un poemario que no tolera máscaras ni medias tintas”. Se puede agregar que es un objeto artístico producto de la práctica de la escritura automática (escritura libre de todo control de la razón y de preocupaciones estéticas o morales), que influyó en la formulación de la teoría surrealista de André Breton (autor del Manifiesto surrealista).

De Memoria de un juego, uno de los grandes poetas chilenos, Juan Cameron dice: La palabra es un acto de amor, no cabe duda. Y el deseo por ella, nos lo dice Ingrid Odgers, se convierte en el oficio y el objetivo de la existencia. Preocupación constante en nuestros creadores -véase por ejemplo a Óscar Hahn en su Arte poética o al hiperbólico Gonzalo Rojas - en Ingrid deja una mancha transversal frente a la cual los objetos resultan una mera sucesión de nombres, nada más. Enumeración caótica, si se quiere, las cosas del mundo constituyen apenas el registro vivencial, las huellas sobre la arena que a través del tiempo permanecen, como simples sombras o cenizas, para dar cuenta nuestro paso: “árbol y hoja/ pandero y flauta/ todo sucumbe al tono y al ritmo”. Tal vez para medir el alcance de la palabra, en este mundo actual vaciada ya de significado, sea necesario volver a la filosofía, volver a pensar a través de ella. “En el claroscuro de su gabinete comprende que tal enumeración no es caótica por pertenecer, los sustantivos expuestos, a un orden distinto; sino por constituir el reflejo de este sin sentido. En definitiva, parece que la poesía perdió frente a la filosofía el rol de policía ético de la sociedad. Para ella, lo dice, no es más que una marca invisible que a nada la vincula, “una práctica que parte de una sombra/ un destino no elegido”. Y es en este destino no elegido que Ingrid Odgers vive hoy inmersa. Trabaja, estudia, experimenta con la palabra y permanece en un invisible juego de ajedrez donde la imaginación batalla por hacer un jaque mate a la poesía conservadora, que se caracteriza por una tradición lírica romántica, rasgando los moldes en que se ha enclaustrado la escritura femenina, para trasladarse en el vagón infinito e imprevisible de la poesía a la poesía de vanguardia sin apellidos. De este fragor da cuenta su nuevo proceso creativo donde la ironía y la locura se abrazan para dar forma a una poética singular. Siempre será el lector el que completará el acto de la escritura. Todos están invitados.

María Cristina Ogalde

escritora

Directora-Editora

Ediciones La Silla del BíoBío
Talcahuano, 14 de agosto 2007

 

Nombre Apellido

Ingrid Odgers Toloza

Concepción, BioBio-Chile

 

 

E-mail: ingodgers@gmail.com


http://iot.jimdo.com